viernes, 28 de enero de 2011

Capítulo 8.

Buenas tardes/noches pequeñas sanguijuelas, aquí Nat Poynter Gaskart de Iero para servirles :D
Aquí os traigo otro fantástico capítulo más de Stay Awake, y sí, finalmente hoy subo yo, que he tenido puente *_* Bueno, un puente bastante largo ya que llevo toda la semana enfermita y eso disminuye mis defensas mucho mucho. :) Pero para compensaros subo capítulo mientras escucho a mis adorados My Chemical Romance, increíbles, ¿eh? :)
Siento la charla, pero cuando me lío a hablar es un no parar, qué guay eh há! :)

Aquí tenéis el capítulo.

Pd: Patri, he subido *_* ♥.
Pd2: Patri mola.
Pd3: Soy una pelota :D


Capítulo 8. (Jamie)
2004

-Dios, dios, dios, dios… ¡Diosal!-exclamó Maggie cuando salíamos del instituto.-Tía, mira, ¡vuelven a estar ahí!
-Maggie, tía, relaja-le susurré evitando reírme.-Anda vamos…
-Eh, preciosa-exclamó una voz desde detrás de nosotras.
-¡Genial, yo tenía la impresión de que se había muerto por hijo putismo!-exclamó Maggie de nuevo y yo empecé a reírme.
-Eh, no me ignoréis-y Frank se plantó delante de nosotras.
-Hola-Maggie le sonrió, siempre sonreía a todo el mundo.- ¿Nos dejas pasar, por favor?
-Sólo sí…
-Déjanos pasar-repetí yo, y le aparté. Seguimos caminando, algo más veloces.

Alex rodeó a Maggie con sus brazos en cuanto vio como Frank nos seguía, yo me situé al lado de Jack y le sonreí levemente. Frank se paró delante de nosotros y sonrió con algo de chulería. Vi como Maggie apretaba levemente las manos de Alex.

-¿Puedo irme a jugar contigo, Maggie?-inquirió Frank con burla.
-Bueno, yo me sé un juego muy divertido-Maggie sonrió de nuevo.-Tú te vas a tu casa y yo a la mía. Hasta luego.

Y me miró, yo asentí y ella tiró de Alex, que se había puesto tenso y yo de Jack, que seguía en su propio mundo. Caminamos un par de metros en silencio, y finalmente, Maggie exhaló un largo suspiro de alivio.

-Tú eres tonta-murmuré mirandola.
-Gracias, no es nuevo-Maggie rió alegre.
-¿A qué hora tengo que estar en casa de Maggie?-pregunté mirando a Jack.
-A las cinco pasa Alex a por vosotras, pero si quieres, puedo ir con él, así no tienes que ir de sujeta velas-Jack me sonrió y observamos como Alex y Maggie volvían a ir por delante, hablando de sus cosas, otra vez.
-¿Por qué habéis vuelto a recogernos?-pregunté de nuevo.
-Alex ha dicho que hasta que a Frank no se le quite de la cabeza aprovecharse de Maggie, él no va a dejar de ir a buscaros. Es todo un caballero-comentó el chico divertido.-Entonces… ¿Hoy vienes?
-¡Claro! Me invitaste, ¿recuerdas?-le revolví el pelo divertida.
-Pero pensé que no ibas a aceptar…
-Oye, si no quieres que vaya, no voy y…
-¡No es eso!-exclamó, intentando disculparse.-Pero como no dejas de pegarme y… ¡Hoy no me has pegado!
-Ah, tiene fácil solución-comenté, y golpeé su hombro.
-¡Auch!-se quejó.-Igual que siempre…
-Siempre, siempre… Nos conocemos de hace ¿tres, cuatro días?
-Podríamos conocernos aún más si tú quisieses-susurró, y noté como su brazo se deslizaba por mi espalda y rodeaba con suavidad mi cintura.-¿Molesta?
-Si no se mueve de ahí, no… Pero yo no pienso prometerte que voy a dejar de golpearte-le indiqué.
-En el fondo, me gusta.
-¿Eres sadomasoquista?-abrí los ojos exageradamente y él empezó a reírse.-¡No te rías, joder, era una pregunta!
-Para ser pequeñita, preguntas mucho, ¿eh?
-Y tú, para ser mayorcito, eres un poco toca huevos-bufé y le quité de manera brusca el brazo de mi cintura.
-No te enfades, Jamie-dijo, y me sonrió.
-Vete por ahí-suspiré y finalmente le miré de reojo, él seguía sonriendo de ese modo.-¡Dios!
-¿Dios qué?-inquirió Jack.
-Nada, cosas mías.

Estaba bastante claro que no podría enfadarme con él, no si seguía sonriendo de esa manera. Era una mezcla entre chulo, egocéntrico, y chico dulce y tierno y… Bueno, yo me entiendo solita perfectamente.

-Oye, Magg…-comentó Alex desde delante.-¿Sólo vas a poder quedarte dos canciones?
-¿Quieres que me quede más?-inquirió mi amiga mirándole.
-Sería guay, sí, pero si tienes que estudiar…
-Tiene que estudiar-grité yo desde detrás. Ambos se giraron para mirarme y Jack y yo empezamos a reírnos.-Lo siento, lo siento…
-Alex, si quieres verla más a menudo, dejala que estudie, y asi no la castigan por suspender-le aconsejó Jack divertido.
-Jack, yo no digo que vienes a acompañarme por estar con Jamie… Ops, se me escapó-Alex le guiñó un ojo a Jack y se volvió a girar para mirar hacia delante y seguir hablando con Maggie.
-Touché-susurré bajito, y él codeó levemente mis costillas.-¿Y eso?
-No sé, tú sabras…-comentó él.
-Ah, bien…-reí.-¿En serio vienes por estar un rato conmigo?
-¡No!-exclamó y sonrió.-Las chicas de tu instituto están bastante bien…
-Eres un cerdo-susurré y él me escuchó, porque sonrió.
-No, sólo… Soy un chico con las hormonas alteradas-me revolvió el pelo.
-Eh, no copies mis gestos.
-Lo intentaré-me guiñó un ojo y ambos nos detuvimos en la casa de Maggie.
-Magg, a las cuatro y media estoy aquí y eso…-le recordé a mi amiga.
-Está bien-asintió ella.
-Eh, Jamie-Jack me agarró con suavidad de la muñeca.-¿Y mi beso?
-A ti te veo a la tarde-le guiñé un ojo y me despedí de Alex con un gesto de la mano.-Nos vemos luego.
-Chao Jamie-se despidió Maggie.
-Hasta luego-gritaron Alex y Jack al unísono.

Me marché sonriendo divertida. Jack y Alex yendo a buscarnos todos los días… No, demasiado irreal. Seguro que Jack se cansaba antes o algo por el estilo… Así que, esa tarde iba a ir a un ensayo de All Time Low… Bueno, no era un mal plan. Además, así vería al batería, ¿cómo se llamaba? ¡Rian! Eso es, Rian. Rian y su sonrisa blanca, que podría hacer perfectamente un anuncio de pasta dental.
Reí ante mi propio chiste y metí las llaves en la cerradura de la casa.

A las cuatro y cuarto salí de casa, sí, estaba bastante nerviosa y me había cambiado de ropa, pero aun no entendía por qué tenía que estar nerviosa.  Llamé al timbre de la casa, y mi amiga me recibió con una sonrisa.

-¿Lista para volver a escucharles?-preguntó alegre.
-¿Lista para volver a ver a Alex?-contraataqué divertida.
-Vete a dar una vuelta eh-rió.
-En el fondo, me quieres-sonreí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario